Son muchas las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de construir una vivienda. Y, aunque normalmente la mayoría de personas prestan atención a aspectos como el número de habitaciones o su distribución, hay otros aspectos cruciales. Uno de ellos tiene que ver con las condiciones de habitabilidad que debe cumplir el inmueble, algo que está regulado por normativa y que resulta de obligado cumplimiento para cualquier vivienda.

Por este motivo, al igual que hace una semana te ofrecimos ideas para protegerte de las miradas del vecino, en esta ocasión vamos a explicarte cuáles son las condiciones de habitabilidad en viviendas. Porque, aunque lo desconozcas, es importante prestar atención a aspectos como las habitaciones, su iluminación, las alturas de las paredes, las anchuras de los pasillos o la eficiencia energética de la casa o piso.

¿Qué es la habitabilidad en viviendas?

Lo primero que vamos a explicarte sobre la habitabilidad en viviendas es que resulta imprescindible que todas cumplan con unas condiciones mínimas de habitabilidad y confort. Es ahí cuando entre en juego la normativa conocida como la cédula de habitabilidad, que queda recogida en el Código Técnico de la Edificación. En ella se marcan los parámetros mínimos que deben cumplir las viviendas de obra nueva, reforma o rehabilitación.

En resumidas cuentas, se trata de una normativa que garantiza que la vivienda cumple con las condiciones mínimas de habitabilidad. Es decir, que el hogar puede ser habitable dado que reúne las características mínimas necesarias para ello. Pero, ¿cuáles son esas características? A continuación vamos a explicarte en qué consisten exactamente.

Existe una normativa relativa a las condiciones mínimas con las que debe cumplir cualquier vivienda para ser considerada como habitable

¿Cuáles son las condiciones de habitabilidad en viviendas? ✔ Es importante prestar atención a aspectos como: habitaciones, iluminación...

Condiciones de habitabilidad

Esta normativa es aplicable a cualquier vivienda, aunque es cierto que existen diferencias para una vivienda de obra nueva y para una casa de segunda mano. Teniendo esto en cuenta, hay muchos aspectos importantes en lo relativo a las condiciones de habitabilidad de las viviendas. Te contamos lo más relevante que deberías tener en cuenta sobre ellos.

Dependencias

Para que una vivienda pueda ser habitada deberá contar con una cocina-salón, un baño completo y un dormitorio principal, aunque existe la posibilidad de que el dormitorio se una a la cocina-salón. La normativa regula también que es necesario que la vivienda tenga un recibidor de entre 1,20 y 1,50 metros como mínimo.

Iluminación

La iluminación también juega un papel crucial aquí: toda vivienda debe contar con una iluminación natural durante las horas de sol en todas sus habitaciones menos pasillos, recibidor y baños. Esta iluminación puede llegar directamente de la calle o de pasillos interior o patios.

Ventilación

En lo relativo a la ventilación, las viviendas deben contar con ventilación natural al exterior a través de ventanas que sean, como mínimo, en torno al 10% de la superficie de la habitación que ventilan. Además, la vivienda también deberá contar con un sistema de ventilación continua las 24 horas, de modo que aunque esté cerrada siempre haya una corriente que renueve el aire.

Materiales e instalaciones

En lo relativo a los materiales de suelos, paredes y techos, la normativa dice que deben ser de fácil limpieza y desinfección, además de ser ignífugos y no resbaladizos. Por otra parte, en lo relativo a las instalaciones, la vivienda deberá contar con instalación eléctrica, de fontanería para agua fría y caliente sanitaria, instalación de desagües e instalación de telecomunicaciones.

Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Login

Register

terms & conditions

Llamar ahora