Todos hemos soñado en alguna ocasión con ser dueños de nuestra propia vivienda. Sin embargo, independientemente de que sea un piso o un chalet, es un proceso complicado. De hecho, salvo que no dispongamos de una gran cantidad de dinero, lo más probable es que tengamos que recurrir a un préstamo para poder comprarla. Es aquí cuando entran en juego las hipotecas. Un tipo de préstamos destinados a la compra de inmuebles.

De este modo, aunque no contemos con todo el dinero para afrontar la adquisición, podremos comprar una vivienda. Eso sí, para conseguirlo es necesario cumplir con una serie de condiciones. Por norma general suele ser necesario contar con cierto ahorro, un trabajo fijo y un buen historial crediticio. Así que si quieres comprar una nueva casa o alguna de las viviendas de nuestra promoción de obra nueva en Granada, es posible que tengas que pedir una hipoteca.

Pero debes saber que existen varios tipos de préstamos hipotecarios. Y a la hora de decantarnos por uno de ellos, es aconsejable tener claro cuál será mejor para nosotros. Por ello, en nuestra publicación de hoy vamos a hablar sobre las hipotecas de tipo mixto. Así podrás valorar si es un préstamo que se ajusta a lo que estás buscando o si es mejor recurrir a otros tipos como el fijo o el variable.

¿Qué es una hipoteca de tipo mixto?

Ahora que sabemos lo que es una hipoteca, pasaremos a definir lo que son las de tipo mixto. En este caso, se trata de una hipoteca que mezcla dos conceptos: el fijo y el variable. Es decir, una cantidad de años se pagarán los intereses con un tipo fijo y el resto de tiempo será con un tipo variable. En resumen, es una hipoteca que ofrece una cuota fija durante los primeros años para después fluctuar en función del euríbor.

En este tipo de hipotecas mixtas, hay varias particularidades a tener en cuenta. La primera de ellas es el interés, que actualmente se establece de tipo fijo los primeros años y variable después. Además, también hay que prestar atención a las comisiones. En estas hipotecas se aplican las mismas que para las variables, aunque la comisión por amortización suele ser más alta en el tramo fijo que en el variable.

¿A quién puede interesar una hipoteca mixta?

La pregunta clave es la de si resulta un tipo de hipoteca interesante en la actualidad. Y lo cierto es que, con 2021 recién iniciado, ahora mismo no parecen la mejor opción para la mayoría de usuarios. Esto se debe a que no nos permiten beneficiarnos del euríbor bajo que hay en la actualidad y a que no ofrecen la estabilidad de las hipotecas de tipo fijo.

Sin embargo, sí que puede resultar muy interesante a unas personas con un perfil económico determinado. Es el caso de las que cuenten con una buena capacidad de ahorro que les permita amortizar hipoteca de manera anticipada. Esto nos permitiría tener una cuota baja durante el plazo fijo para ahorrar y poder amortizar para que el plazo variable sea más breve.

Además de las hipotecas de tipo mixto existen otros dos formatos más:

  • Fijo: en estos préstamos siempre pagarás la misma cuota, sin variaciones de ningún tipo.
  • Variable: aquí los intereses puede cambiar a lo largo del préstamo, lo que puede beneficiarnos o perjudicarnos.

Puedes conocer más sobre los diferentes tipos de hipotecas y sus particularidades en esta página de BBVA. De este modo podrás saber el tipo que mejor se ajusta a tus necesidades si finalmente te decides por comprar una vivienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Register

terms & conditions

Call Now ButtonLlamar ahora