Cuando hablamos de comprar una casa, lo más normal es tener que recurrir al banco para conseguir un préstamo que nos permita hacernos con ella. En otras entradas como ‘Hipoteca: ¿a tipo fijo o variable’ y ‘Amortizar la hipoteca: ¿reducir la cuota o el plazo?’ hemos profundizado sobre esta formula para comprar nueva vivienda. Pero hoy lo haremos sobre los préstamos con garantía hipotecaria, una alternativa que puede ser muy interesante.

¿Qué son los préstamos con garantía hipotecaria?

Los préstamos con garantía hipotecaria son muy similares a las hipotecas de toda la vida. La principal diferencia reside en que en este tipo de crédito es necesario contar con un inmueble del que seamos propietarios que funcione como garantía del pago. Y su finalidad no es la compra de una nueva vivienda, sino que sirve para sufragar reformas, aceptar herencias o unificar deudas.

Estos préstamos no tienen como finalidad comprar una vivienda, sino hacer frente a otro tipo de pagos como reformas

¿Cómo son los préstamos con garantía hipotecaría?

Como hemos comentado antes, aunque se parecen a las hipotecas tradicionales existen algunas diferencias. Por norma general ofrecen las siguientes características:

  • Cantidad: ofrecen como máximo una cantidad del 35% del valor de la casa con 300.000 euros como límite.
  • Plazo: máximo de 20 años.
  • Coste: la media se sitúa entre el 11% y el 16% TAE.
  • Comisiones: suelen conllevar gastos de gestión y comisiones que van del 2% al 12%.
  • Requisitos bancarios: suelen ser bastante estrictos y conllevan cierto tiempo para completar todos los procesos.
  • Requisitos de intermediarios financieros: una vivienda como garantía y ser mayor de edad. El proceso también llevará un tiempo hasta completarse.

¿Cómo puedo conseguir un préstamo con garantía?

Para poder conseguir este tipo de préstamos con garantía hipotecaria es necesario cumplir con una serie de requisitos. El primero de ellos tiene que ver con poseer una vivienda a nuestro nombre y que se encuentre totalmente pagada y libre de cargas. También es necesario ser mayor de edad aunque en algunas ocasiones también pueden solicitar un rango de edad concreto. Para garantizar que nos concedan el préstamo es recomendable tener ingresos demostrables.

Es necesario ser mayor de edad y poseer una vivienda pagada y totalmente libre de cargas

Para demostrar todo esto, será necesario aportar la siguiente documentación:

  • DNI.
  • Último recibo del IBI.
  • La nota simple de la vivienda.
  • Una tasación reciente.
  • Extracto de la cuenta bancaria.

¿Qué tipos de inmuebles pueden ponerse como garantía?

Otra de las dudas sobre estos préstamos está relacionada con qué tipo de inmuebles pueden usarse como garantía. Existe la creencia de que únicamente vale con la nueva vivienda aunque lo cierto es que hay más opciones. Esto puede cambiar en función de la entidad financiera de la que se trate pero por norma general aceptarán prácticamente cualquier inmueble:

  • Viviendas sin importar si son pisos, apartamientos, casas, chalets o cualquier otro tipo.
  • Locales comerciales.
  • Naves de tipo industrial.
  • Parcelas o terrenos.

Conclusión

Llegados a este punto, podemos concluir que este tipo de préstamo es el que utiliza a la vivienda de nuestra posesión como aval de pago. Una garantía suficiente para la entidad financiera que nos permitirá obtener una determinada cantidad de dinero para reformas u otros gastos. Suele ofrecer mejores condiciones que un préstamo normal pero requiere de estudiar cada situación concreta para determinar si realmente es o no buena idea. Grupo Mayfo: viviendas obra nueva Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Register

terms & conditions

Call Now ButtonLlamar ahora