En artículos anteriores hemos hablado de temas como la amortización de la hipoteca o el IVA a pagar por la compra de una casa nueva. Pues bien, en este post vamos a hablar sobre algo que también está relacionado en lo que se refiere a solicitar una hipoteca: el aval.

Pedir un préstamo bancario es una de las acciones más comunes cuando se quiere adquirir una vivienda. En estos casos, al tratarse de un importe elevado, el banco podría pedir un aval como garantía de pago.

Pero, ¿sabemos qué es exactamente un aval? En este post vamos a comentar en qué consiste un aval, cuáles son los tipos de avales y garantías, y saber cuándo los vamos a necesitar. Si quieres saber, quédate leyendo.

¿Qué es un aval?

Un aval es una garantía ante el cumplimiento de una obligación económica. Esta garantía de pago puede ser en dinero o en bienes. Su funcionamiento es el siguiente: nosotros pedimos un préstamos que estamos obligados a devolver. Si por circunstancias no podemos pagar la deuda, el avalista se compromete a pagarla por nosotros.

El avalista es esa persona que, en un acto de generosidad, se hace cargo de la deuda en el caso de que el prestatario no pueda afrontarla. Asimismo, el avalista debe demostrar que tiene solvencia para hacer frente al pago de la deuda. Esto es una forma de garantizar el cumplimiento de la obligación económica.

¿Qué tipos de avales existen?

Existen varios tipos de avales, que se pueden clasificar en función de diferentes variables:

Aval en sí mismo y Aval como producto

  • Aval en sí mismo: es el tipo de aval que asume ante la entidad financiera las obligaciones adquiridas por el beneficiario del préstamo Gedesco
  • Aval como producto: es un aval ofrecido por las entidades financieras. Consiste en recibir un aval para contratar un préstamo por un tercero a cambio del pago de una determinada cantidad de dinero.

Avales en función del emisor

  • Aval personal: quien emite el aval es una persona, física o jurídica, que será la encargada de asumir la deuda en caso de que el prestatario no pueda pagarla.
  • Aval bancario: la entidad financiera es la que emite el aval y se compromete a pagar la deuda.

Además, existen dos tipos de avales bancarios:

  • Avales financieros: son aquellos en los que el banco paga una determinada cantidad de dinero para solventar la deuda.
  • Avales técnicos: el banco responde en caso de incumplimiento de compromisos distintos de una obligación de pago.
  • Créditos documentarios: se trata de avales internacionales que se solicitan en operaciones de importaciones y exportaciones. El banco es quien se hace cargo del pago siempre que las condiciones exigidas por parte del exportador se cumplan.

Asimismo, los avales tienen unas garantías que son:

Garantía personal

En caso de incumplimiento en el pago de la deuda por parte del prestatario, el avalista responderá ante la entidad financiera con todos sus bienes presentes y futuros.

Garantía real

Esta garantía consiste en respaldar al avalado mediante un bien tangible, por ejemplo un inmueble. Con este tipo de garantía se evita que el avalista arriesgue todo su patrimonio presente y futuro.

¿Cuándo se necesita un aval?

Ahora que ya sabemos en qué consiste un aval y cuáles son los tipos de avales que existen, conviene conocer otro punto clave: cuándo se necesitan.

En la mayoría de las ocasiones, y sobre todo en el caso de los préstamos hipotecarios, la presentación de un aval es casi obligatoria. La aprobación de un préstamo por los bancos varía dependiendo de la situación del demandante.

Por lo tanto, el aval es obligatorio cuando:

  • La persona que solicita el préstamo o no tiene un contrato de trabajo o éste no es indefinido. Se solicita aval ya que los ingresos del prestatario no son regulares.
  • Cuando la financiación que se solicita es superior al 80% del valor del inmueble.
  • Cuando el solicitante del préstamo tiene una edad avanzada.

Conclusión

Llegados a este punto, lo que tenemos claro es que necesitaremos un aval a la hora de solicitar un préstamo bancario. Es importante tener en cuenta las condiciones que se han de cumplir, tanto el prestatario como el avalista. Ahora que conoces un poco más acerca de los avales, es cuestión de analizar tu situación y conocer tus posibilidades de obtener el préstamo bancario. Grupo Mayfo: viviendas obra nueva Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Register

terms & conditions

Call Now ButtonLlamar ahora