Antes de adquirir un inmueble se deben tener muchos factores en cuenta. Uno de ellos, por no decir de los más importantes, es el capital, el dinero necesario para poder llevar a cabo dicha compra. En entradas anteriores hablamos de los préstamos con garantías hipotecarias. Pero hoy, vamos a centrarnos en todos los tipos de hipotecas que existen para saber cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades.

¿Qué es una hipoteca?

Para entrar un poco en materia, una hipoteca es un contrato que se firma con una entidad bancaria para poder conseguir financiación a la hora de comprar una propiedad. Esta financiación se debe ir devolviendo en diferentes cuotas con una cuantía determinada. Aunque también existe la opción de poder amortizar la hipoteca, es decir, abonar el importe total antes de la fecha de vencimiento. Si por cualquier motivo el deudor no puede hacer frente al pago de la deuda, el banco tiene el derecho de reclamar la propiedad.

Tipos de hipotecas

Ahora que ya sabemos lo que es una hipoteca, vamos a hablar sobre los diferentes tipos que existen en función de distintas variables. De esta manera, podremos saber cuál es la que mejor nos conviene dependiendo de nuestras necesidades.

Hipotecas en base al tipo de interés

  • Hipotecas fijas. Son aquellas en las que la cuota a pagar se mantiene estable, el tipo de interés no varía. Este tipo de hipoteca es empleada por los bancos cuando quieren afiliar a sus clientes durante largos periodos de tiempo.
  • Hipotecas variables. La cuota a pagar varía en función de las variaciones del Euribor. Si éste baja, las cuotas bajan; si por el contrario sube, las cuotas a pagar también lo harán. Este es el tipo de hipoteca más común en los bancos de España.
  • Hipotecas mixtas. Se trata de una combinación de las dos anteriores. El tipo de interés se mantiene fijo durante los primeros años del préstamo y, posteriormente, pasa a ser variable. En ese momento, el importe a pagar por cada cuota variará en función del Euribor.

Hipotecas según el cliente objetivo

  • Hipotecas para determinados colectivos. Este tipo de hipotecas se reservan para determinados colectivos como funcionarios, empleados de grandes compañías, etc.
  • Hipotecas para jóvenes. Aquella parte de la población inferior a 35 años puede beneficiarse de unas condiciones más ventajosas.
  • Hipotecas para no residentes. Para conceder este tipo de hipotecas se establecen unos criterios bastante estrictos. Además, se deben aportar ahorros para poder cubrir los gastos, así como un 50% del precio del inmueble que se vaya a adquirir.

Hipotecas según el tipo de cuota

  • Hipotecas de cuota blindada. Se trata de una hipoteca a interés variable con cuota fija en la que varían los plazos. Es decir, todos los meses se paga la misma cuota pero, si el tipo de interés sube, no aumenta la cuota, sino el número de plazos a pagar.
  • Hipotecas de cuota final. Son aquellas en las que un porcentaje de la deuda, normalmente alto, se paga en la última cuota. Este préstamo hipotecario supone pagar una mayor cantidad de intereses.
  • Hipotecas de cuota creciente. La cuota de la hipoteca crece un porcentaje fijo cada año. A esto hay que sumarle las variaciones del tipo de interés variable correspondientes.
  • Interest Only. En este tipo de hipoteca solo se pagan intereses. Es como estar de alquiler pero con las consecuencias de ser propietario. Al final del préstamo la deuda es la misma, y el deudor tiene dos opciones: pagar el total de la deuda o vender antes de que finalice el plazo.

Hipotecas según la tipología del inmueble

  • Hipotecas de pisos propiedad de los bancos. El inmueble que se financia es propiedad de una entidad financiera.
  • Hipotecas para Viviendas de Protección Oficial públicas o privadas. Se deben vender al precio legal estipulado, no al precio de mercado.
  • Hipotecas sobre bienes urbanos o rústicos.
  • Hipotecas para suelo. Se trata de financiar terrenos urbanizables en los que se llevará a cabo una futura construcción.
  • Hipotecas para adquirir primeras viviendas. Es recomendable no solicitar una financiación superior al 80% del valor de la tasación del inmueble.
  • Hipotecas para adquirir segundas viviendas. Este tipo de hipotecas es para aquellos individuos que ya tienen un domicilio familiar.

Conclusión

Como habrás podido comprobar, existen diferentes tipos de hipotecas. Lo ideal es encontrar aquella hipoteca que mejor se adapte a ti. Es importante conocer nuestras necesidades y nuestras posibilidades, para saber qué necesitamos y si estamos o no preparados para hacer frente a una deuda de ese calibre. Es recomendable acudir a una empresa especializada en el sector para un mejor asesoramiento. Grupo Mayfo: viviendas de obra nueva Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Register

terms & conditions

Call Now ButtonLlamar ahora